Lectura: El día de Todos los Santos

El día de Todos los Santos
-así es como lo celebramos en España-


Cementerio decorado con flores por el Día de Todos los Santos

Cementerio de San Froilán, en Lugo. En el día de Todos los Santos, es tradición en España llevar flores a nuestros difuntos. Foto: EFE.

Disfraces, calaveras, calabazas talladas con expresiones terroríficas… todos ellos han llenado nuestros Instagrams en los últimos días, aunque, con el tiempo, hemos hecho un batiburrillo de un montón de tradiciones de diferentes culturas sin saber, ya, que es cada cosa. Nosotros nos hemos propuesto buscar en lo más profundo de la tradición española para contaros qué es para nosotros El día de Todos los Santos.

∗ ∗ ∗

A grandes rasgos es el día en el que recordamos a los que ya se han ido, llenamos los cementerios de flores, de susurros llenos de nostalgia, de sonrisas tímidas al recordar los momentos bonitos que pasamos junto a nuestros seres queridos y de rezos a viva voz en las misas que santifican las almas de los que allí yacen.

También nos hinchamos a comer buñuelos -¡los de crema siempre son los mejores!-, Huesos de Santo -un dulce hecho de mazapán con forma de cilindro y relleno de yema-, castañas asadas... Vamos, que es un día para celebrarlo en familia. Pero como España es un país con una riqueza cultural enorme, vamos a descubrir qué tiene de especial esta fiesta en los distintos pueblos españoles.

∗ ∗ ∗

Empezando por el norte, Galicia tiene una tradición antiquísima para la noche del 31 de octubre. El Samaín. Mucho antes que Halloween los Celtas creían que durante la noche de Samaí, la noche que cerraba la temporada de cosechas y daba paso a una estación más oscura, desaparecía el límite entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Decoraban las casas con adornos terroríficos, con velas dentro de calaveras o nabos tallados y se disfrazaban de espíritus malignos, todo ello, para que las almas perdidas pasasen de lago y no entraran en las casas. Ahora, en esta noche, muchos cementerios de Galicia están repletos de gente que reza a sus muertos a la luz de las velas.

∗ ∗ ∗

En Cantabria se celebra la Nochi los Dijuntos, muy parecida a la Gallega por su ascendencia celta. Los protagonistas de esta celebración son los Conjuros -hogueras-, las Guajonas -una anciana con un solo diente que chupa la sangre a los niños-, las Verrugonas -calabazas iluminadas-, el desfile de la Güeste -un grupo de almas en pena-, las Mangostas -merienda de castañas asadas y sidra dulce- y el Sol de los Muertos -cuando resucitan los difuntos-. Todo un espectáculo de tradición ancestral.

∗ ∗ ∗

Y mientras que en el País Vasco lo típico es comer castañas y caracoles en salsa -Gaztañerre Eguna-, en Cataluña acompañan las castañas con panellets y vino dulce de moscatel en su Castanyada.

∗ ∗ ∗

Los sorianos celebran la noche de los muertos rindiendo homenaje a una de las historias de terror de Gustavo Adolfo Bécquer, El Monte de las Ánimas, que transcurre en un monte de esta localidad. Esqueletos, títeres, monjes templarios y otro montón de espectros tenebrosos se juntan en las calles de Soria a la luz de las antorchas. Todos se dirigen al puente de piedra, al pie del Monte de las Ánimas, para hacer una lectura de esta leyenda que te pone los pelos de punta. La velada acaba con caminatas sobre las ascuas de las hogueras y con cientos de lamparas de papel alzando el vuelo hacia la oscuridad absoluta de la noche de los muertos.

∗ ∗ ∗

La Chaquetía se celebra en Extremadura, una tradición en la que los niños iban pidiendo frutos de temporada -castañas, nueces, almendras, higos, membrillos, granadas...- por las casas, la noche del 31 de octubre, para merendarlos todos juntos en el campo el día de Todos los Santos.

∗ ∗ ∗

En Jaén, en un pueblo llamado Begígar, la tradición es más curiosa aun. Salen todos los vecinos con cacerolas rebosantes de gachas para tapar las cerraduras de todas las puertas. Así, dicen, espantaban a los malos espíritus, y las casas se llenaban de lamparas de aceite para guiar el camino de los muertos hacia el cementerio.

∗ ∗ ∗

En Cádiz esta fiesta está llena de color porque celebran La fiesta de Tosantos, un carnaval en el mercado de abastos. Lo curioso de este carnaval es que no solo los habitantes se disfrazan, todos los productos del mercado son vestidos con pelucas y disfraces. Ahora más de 80 puestos de los mercados Central y Virgen del Rosario participan en el Concurso Exornos de Puestos de Mercado en los que recrean escenas cómicas con sus productos criticando situaciones de la política española -en Cádiz los buñuelos se rellenan de cidra-.

∗ ∗ ∗

Y en Canarias, lo que en un principio era una noche familiar para recordar a los seres queridos -La Noche de los Finaos- ahora es todo un espectáculo de luz, color y música en vivo. Es un canto a la vida después de la muerte.

∗ ∗ ∗

Las tradiciones de El Día de los Santos en España son muy dispares, y ya no decir en el resto del mundo. Eso sí, que no falten los recuerdos, las castañas asadas y los buñuelos -de crema por supuesto-.

 

Publicado en Lecturas.